Facebook Twitter Google +1     Admin

EL DEPORTE DEL FUTURO

Fibras rápidas, fuertes clavos animan Juegos de Pekín

Por Catherine Bremer - PEKIN (Reuters) - Con tantos científicos detrás como entrenadores, los atletas han utilizado desde píldoras electrónicas, que actúan como termómetros internos, hasta futuristas estructuras diseñadas para aterrizar robots en la luna con el objetivo de alcanzar nuevas alturas en los Juegos Olímpicos.

Michael Phelps vistió ocasionalmente el traje de baño LZR de Speedo, que reduce el arrastre, para alzarse con ocho oros en natación, mientras que Kenenisa Bekele calzó zapatos de carrera livianos como una pluma con una malla de cables inspirada en los puentes colgantes para retener su corona en los 10.000 metros.

Los arqueros tienen flechas más livianas, los canoístas cortan el agua con embarcaciones de cascos más estrechos, los ciclistas visten trajes pegados al cuerpo, con puntos de presión que aumentan el flujo de oxígeno a los músculos.

Hasta los equipos de balonmano utilizan un nuevo software para espiar las tácticas de los rivales.

Otros aparatos que casi llegaron a Pekín incluían bicicletas con refrigerante en sus manubrios y zapatos energizantes y relajantes que despiden una bocanada de menta a cada paso.

Es un mundo totalmente distinto de la Antigua Grecia, donde una buena dosis de aceite de oliva era lo más sofisticado en cuanto a accesorios olímpicos se refiere.

"Detrás de los Juegos hay toda otra carrera que continúa," dijo Matt Brearley, un científico deportivo del equipo australiano, que en entrenamiento ingiere píldoras electrónicas que miden la temperatura, diseñadas para astronautas para monitorear cómo sus cuerpos manejan el calor.

"Estaremos siempre buscando mejorar el rendimiento," sostuvo Brearley.

La piscina del Cubo de Agua de Pekín, construida más ancha y profunda para dispersar la turbulencia, estuvo llena de bañadores de alta tecnología como el LZR racer de Speedo y uno de Adidas .

Los remeros entrenan con sensores en las puntas de sus remos.

Los zapatos de carrera al aire libre tienen adentro resortes de acero inoxidable para sumar rebote o malla de cáscara de arroz en la parte inferior para absorber agua y mejorar la tracción. Algunos utilizan un material de amortiguación liviano basado en una espuma utilizada en los asientos de trasbordadores espaciales.

Los equipos que mejoran el rendimiento han avanzado tan rápido que algunos críticos dicen que los nuevos récords deberían ajustarse teniendo en cuenta esos factores, igual que se ajustan los datos económicos para incorporar la inflación.

POR UN PELO - "Uno está viendo esto en casi todos los deportes, la tecnología le da a los atletas algo más que un margen," dijo el director creativo olímpico de Nike, Sean McDowell, quien considera que sus zapatos pueden haberle hecho ganar a Bekele 1 milímetro por tranco, ganando un metro por cada kilómetro de carrera.

Realizado con tela de los paracaídas que la NASA utiliza en Marte, los zapatos de Bekele son como una segunda piel con 68 finos cables, pero tan fuertes como el acero, que sostienen el pie y frenan el desplazamiento del mismo.

Un agujero en la parte posterior reduce la tensión en el tendón de Aquiles y los zapatos son un 20 por ciento más livianos, alrededor de 90 gramos, que los clavos dorados utilizados por Michael Johnson en los Juegos Olímpicos de 1996.

Los corredores dicen que ellos sienten como si tuvieran clavos en sus pies.

"Para mi la analogía es que el atleta es la máquina y nosotros estamos fabricando los neumáticos," dijo McDowell, quien está todavía trabajando en los zapatos deportivos de menta. "¿Quién no llevaría tres pies a la meta si pudiera conseguirlos?," preguntó.

Los zapatos de suela dorada de Usaín Bolt ganaron tres medallas de oro.

Otros gastan grandes sumas en vano, como el ciclista holandés Theo Bos, cuyos patrocinadores invirtieron un millón de dólares diseñando su bicicleta para Pekín, sólo para verlo salir de una carrera y que no consiguiera medalla.

La superstición falló para la pesista tailandesa que cambió su nombre a Prapawadee Jaroenrattanatarakoon para tener suerte, y el equipo croata de polo acuático que se dejó crecer los bigotes de la "buena fortuna."

La moda por los tejidos de alta tecnología y que reducen el arrastre no detuvo a un tirador francés para competir en vaqueros y camiseta, y a corredores cargados de joyas de oro y grandes gafas de sol.

"Si uno es bueno, es bueno," dijo el técnico de polo acuático de Estados Unidos, James Brunn, cuyo único jugador profesional de su equipo tiene un bañador de doble capa que resiste el empuje del agua.

"Los que son buenos están allí por su talento y trabajo duro," sostuvo.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)