Facebook Twitter Google +1     Admin

EL EXPERIMENTO CIENTIFICO DEL SIGLO

Por: Virginia Hebrero - Ginebra, 8 sep (EFE).- El que ya se considera el experimento científico del siglo, la puesta en funcionamiento del acelerador de partículas más potente del mundo, el LCH, arrancará el próximo miércoles en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), en la frontera suizo-francesa.

Después de décadas de trabajos, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés), "la mayor máquina superconductora del mundo y una maravilla tecnológica", en palabras del director del CERN, Robert Aymar, empezará por fin a andar.

Por primera vez, circularán por la máquina -un largo túnel subterráneo de 27 kilómetros bajo la frontera suizo-francesa- haces de partículas (protones o iones de plomo) a velocidad próxima a la de la luz.

Pero no habrá por el momento colisión de partículas, pues no se inyectarán haces en sentido contrario hasta varios meses después, cuando se compruebe la evolución del funcionamiento.

"El 10 de septiembre comenzará a circular el haz de protones en el acelerador. Esperamos que circulen de una manera estable, pero no se producirán todavía las colisiones", explica María Chamizo-Llatas, doctora en física de partículas y representante española en el CERN.

"Eso tardará un tiempo, esperamos que sea para finales de año", agregó, en una entrevista difundida por el CERN.

Chamizo-Llatas subrayó que "el 10 de septiembre es el primer paso para comprobar que el acelerador funciona", se trata de estabilizar el sistema.

Los haces serán inyectados en el LCH después de haber alcanzado una energía de 0,45 TeV (taraelectrovoltios, la unidad que mide los niveles de energía en los aceleradores de partículas), pero para continuar con el experimento y llegar a las colisiones de partículas, posteriormente "habrá que acelerar los protones a una energía superior, hasta conseguir los 5 TeV, la energía nominal para este año".

Para finales de 2008 o principios del 2009 se espera que se produzcan las colisiones de los dos haces de protones, que circularán, uno en sentido de las agujas del reloj y el otro en el sentido contrario.

Será entonces "cuando realmente empiece una nueva era en física de partículas, en la que podremos estudiar nuevos fenómenos que se produzcan, y en la que se intentará recrear las condiciones que se produjeron instantes después del Big Bang", agrega la física española.

Los haces de partículas serán dirigidos gracias a 9.300 imanes gigantes supraconductores.

El objetivo final de este gran experimento es poder dar respuesta a muchas preguntas sobre el origen del Universo, entender por qué la materia es en el Universo mucho más abundante que la antimateria, y llegar a descubrimientos que "cambiarán profundamente nuestra visión del Universo", afirma Robert Aymar.

Una de las aspiraciones de los científicos es encontrar el hipotético bosón de Higgs, una partícula que no ha sido jamás detectada con los aceleradores existentes, mucho menos potentes que el LHC.

Si esta partícula existe en verdad, sería la número 25, una más de las 24 conocidas, y podría ser detectada tras las colisiones de los haces de protones.

Situado en Ginebra, el CERN es un organismo europeo propiedad de sus 20 estados miembros, entre ellos España, pero que cuenta desde hace años con otros muchos países con estatuto de observador, como Estados Unidos, India, Israel o Rusia.

Sin embargo, en la construcción del LHC han participado más de 10.000 científicos e ingenieros de 580 universidades y de cerca de 100 nacionalidades.

"El día 10 será un momento muy emocionante, porque es el primer paso, después de todos los años que hemos trabajado, para poner en marcha una máquina que es muy complicada y alcanzar una energía que nunca se ha alcanzado en otro acelerador", afirma Chamizo-Llatas. - EFE

www.la-gerencia.com

Comentarios » Ir a formulario

gerencia

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.