Facebook Twitter Google +1     Admin

GESTIÓN DE INVENTARIOS

Tema de discusión enviado por: Alicia Cáceres C. -

 

 

Las existencias suponen en torno al 20% del total del activo de las empresas nacionales. Esta cifra es todavía más  significativa si tenemos en cuenta que en el promedio se incluyen empresas del sector servicios, las cuales apenas tienen inventarios reflejados en sus balances. Por lo tanto, las existencias constituyen un activo circulante crítico para la mayor parte de las empresas, que debe ser cuidadosamente planificado y controlado por las repercusiones que puede tener para la rentabilidad, liquidez y fiscalidad de la empresa.

La importancia de las decisiones relativas al inventario se deriva de la obligación de coordinar las necesidades de producción, marketing y finanzas en lo que se refiere a la cantidad óptima de inventario. La dificultad de las mismas reside en que de forma habitual dichas necesidades son totalmente contrapuestas, lo que obliga a adoptar una solución de equilibrio.

Podemos definir el inventario como un conjunto de artículos acumulados o almacenados en espera de una posterior utilización, es decir, de una posterior demanda. La principal función del mismo es adecuar un flujo de producción y un flujo de demanda de diferente frecuencia temporal.

Según su naturaleza podemos distinguir entre inventario de productos terminados, de materias primas, de productos en curso de fabricación o semiterminados, de material de envasado y embalaje, etc. Y de acuerdo con su categoría funcional, es habitual distinguir entre:

Inventarios de Ciclo. En la mayoría de las ocasiones no tiene sentido producir o comprar artículos a medida que van siendo demandados, sino que lo habitual es lanzar órdenes de pedido de un tamaño superior a las necesidades del momento, dando así lugar a un inventario que es consumido a lo largo del tiempo. Este inventario recibe el nombre de inventario de ciclo, ya que se presenta periódicamente, dando lugar a una pauta de comportamiento cíclica.

 Stocks de seguridad. Constituidos como protección frente a la incertidumbre de la demanda y del plazo de entrega del pedido, con ellos se trata de evitar la inexistencia de inventarios en un momento dado y la consiguiente parada del proceso productivo o insatisfacción de la demanda del cliente.

Inventarios Estacionales. Su objeto es hacer frente a un aumento esperado de las ventas, por ejemplo, en un supermercado se observa un incremento de la demanda de helados en verano o de turrones en Navidades.

Inventarios en Tránsito. Se denomina así a los artículos que están circulando entre las diferentes fases de producción y de distribución, como,  por ejemplo, entre el almacén de productos terminados y un almacén regional de distribución, o entre distintas fases del montaje.

Evidentemente, en la mayoría de las ocasiones un mismo artículo presentará situaciones de inventarios que corresponden a varias de estas categorías funcionales, puesto que un inventario de ciclo también puede serlo estacional y además de seguridad, etc.

Fuente: “Manual de Dirección de Operaciones” de Sergio Rubio Lacoba

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)