Facebook Twitter Google +1     Admin

SCIENCE 2008

Washington, 29 de diciembre. El proceso de rejuvenecimiento de células de pacientes individuales constituye el “hito científico” del año, según la redacción de la renombrada revista estadunidense Science, que elaboró una lista de los 10 trabajos más importantes de 2008.

La reprogramación celular de pacientes podría ser muy importante en el futuro para comprender y tratar enfermedades, como el mal de Parkinson y la diabetes.

“Este año, los científicos lograron una obra maestra largamente buscada de la alquimia celular”, dice el artículo de Science en referencia a los avances en técnicas celulares.

Un equipo de investigadores tomó células de la piel de una mujer de 82 años que padecía una enfermedad neuromuscular, las reprogramaron y las convirtieron en células sanas.

Una semana después, otro grupo de científicos informó sobre la obtención de líneas celulares de varios pacientes con 10 enfermedades diferentes, como síndrome de Down, Parkinson y mal de Huntington. Estas líneas celulares podrían servir para investigar las enfermedades y probar medicamentos.

El objetivo a largo plazo es poder tratar a los pacientes con sus propias células. Estas células son conocidas como células madre pluripotentes inducidas (iPS, según sus siglas en inglés).

El segundo lugar de la lista de Science corresponde a la técnica telescópica, con la que se pueden observar de manera directa planetas de sistemas solares lejanos. Anteriormente, la presencia de estos exoplanetas sólo podía comprobarse de manera indirecta.

“Ahora, los investigadores vieron por primera vez exoplanetas”, escribió la redacción de Science.

Estudios sobre cáncer

Los puestos del tres al 10 de la lista no siguen un orden de importancia.

Entre ellos figura el descubrimiento de un gran número de genes cancerígenos, que amplían el catálogo de los de los tipos conocidos de un determinado tumor cerebral.

También incluye un novedoso supraconductor japonés de hierro, que a determinadas temperaturas no ofrece ninguna resistencia a la electricidad.

Este año, los bioquímicos “vieron cómo trabajaban proteínas” y mostraron cómo se unen. Sólo un equipo de investigadores alemanes observó la interacción de hasta 6 mil proteínas de levaduras. También esta técnica podría servir en el futuro para lograr nuevas miradas a las enfermedades.

Un gran avance en el tema de las energías alternativas se espera lograr con un nuevo medio de almacenamiento. Un catalizador constituido por cobalto y fósforo puede separar el oxígeno y el hidrógeno del agua, a bajo costo, usando energía eólica y solar. Con el hidrógeno formado se podría producir posteriormente electricidad.

Hasta ahora, los catalizadores para separar al agua en sus componentes atómicos eran muy caros.

El “baile de las células” desde la fecundación a lo largo de 24 horas hasta un estadio embrionario temprano fue registrado y analizado por biólogos que estudiaron el pez cebra. Los especialistas observaron el movimiento de hasta 16 mil células con una precisión nunca lograda hasta ahora, indicó Science.

Científicos encabezados por Philipp Keller del Laboratorio Europeo de Biología Molecular en la ciudad alemana de Heidelberg desarrollaron una nueva técnica de microscopía para el “video del embrión”, que también puede verse en el sitio de Internet YouTube.

Investigadores estadunidenses descubrieron una proteína que transforma grasa marrón en músculos y viceversa. En tanto, físicos de Alemania, Francia y Hungría predijeron de manera más precisa que hasta ahora la masa del protón y otras partículas atómicas.

Como último punto, Science mencionó un enorme avance en el desciframiento de genes. Con una técnica de fluorescencia se logró secuenciar gran parte del genoma del mamut y muchos genes del oso de las cavernas y del hombre de Neanderthal.

Con otra técnica se pudo descifrar de manera relativamente rápida el primer genoma de un asiático, de un africano y de una persona enferma de cáncer.

El fenómeno del año es para Science el Gran Colisionador de Hadrones (LHC, según sus siglas en inglés), un acelerador de partículas que fue puesto en marcha por el Laboratorio Europeo de Física de Partículas en Ginebra. Con este gigantesco aparato, los físicos pretenden estudiar el big bang, la explosión que dio origen al universo, entre otros.

Como “técnica del año” fue distinguida por la revista británica Nature el microscopio de fluorescencia de alta resolución, que permite dar una mirada a áreas particularmente pequeñas de las células vivas. Stefan Hell, director del Instituto Max Planck de Química Biofísica en Gotinga, Alemania, desarrolló este equipo que tiene una resolución de 60 nanómetros, es decir, 60 millonésimos de milímetro.

Comentarios » Ir a formulario

gerencia

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.