Facebook Twitter Google +1     Admin

EL CALENTAMIENTO GLOBAL

Londres,  (EFE).- Varios bosques fosilizados descubiertos en minas de carbón en Estados Unidos constituyen las primeras pruebas prehistóricas de cómo las selvas tropicales son destruidas por el calentamiento global y presagian el futuro del Amazonas.

Los seis bosques petrificados datan de hace entre 303.9 y 309 millones de años, período de fuerte calentamiento global, lo que permite a los investigadores comprobar los efectos del cambio climático sobre un paisaje prehistórico, informa hoy el diario The Times.

Según Howard Falco-Lang, de la Universidad de Bristol, los fósiles encontrados a metros de profundidad en los Estados norteamericanos de Illinois y Kentucky indican que ese paisaje estuvo una vez cubierto de árboles musgosos, helechos, equisetos y otras especies de árboles primitivos hace 309 millones de años.

Una vez producido el calentamiento global, hace 306.5 millones de años, el paisaje sufrió una profunda transformación y los árboles fueron sustituidos por helechos en forma de maleza, según Falcon-Lang.

Aquellos bosques primitivos, el mayor de los cuales cubre una superficie de 10.000 hectáreas, tenían una vegetación tropical muy similar a la del actual Amazonas, señala el experto británico.

"Se trata de los mayores bosques fosilizados del mundo. Es extraordinario encontrarse un paisaje forestal de tal extensión perfectamente conservado", explica Falcon-Lang.

Los bosques quedaron sepultados durante temblores de tierra y la vegetación se conservó perfectamente bajo los sedimentos. Las pruebas de su existencia pueden verse actualmente en más de quinientas minas.

Falcon-Lang califica de extraordinaria la experiencia de caminar por los túneles de esas minas: "El carbón representa el suelo sobre el que crecía el bosque tropical. Los árboles están en el techo y se ven colgar las raíces".

Según el experto, aquellos árboles enormes padecieron un estrés enorme y murieron por culpa del calentamiento global.

"El bosque tropical se colapsó durante ese período de calentamiento extremo. Los árboles musgosos desaparecieron de la noche a la mañana y fueron sustituidos por marañas de helechos. Es lo que puede acabar ocurriéndole al Amazonas", advierte el científico. EFE

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)